Lighttpd + php5 + MySQL en Ubuntu Jaunty

Me dispongo a abordar un par de proyectos la mar de jugosos en mi nuevo y flamante Ubuntu. En uno de ellos es probable que pueda conseguir algún dinerete extra; el otro es a título personal, puramente por satisfacer mi ego personal y mantener vivo mi entusiasmo. Así que con toda la motivación y fuerza que tal situación suele imbuir en un programador, por muy malo que sea (y yo no soy de los peores), me dispongo a preparar el requerido servidor.

Para el caso he elegido tirar de Lighttpd como servidor web y MySQL como gestor de bases de datos. Motivos: Lighttpd es mucho más ligero y rápido que otros servidores más conocidos, como Apache, consumiendo menos recursos en el proceso. Así que, sin desmerecer en absoluto la potencia de éste último, me ha hecho tilín y he decidido probarlo. Sé que hay otras alternativas igual o más ligeras, como es el caso de Cherokee, proyectado por un español, que además dispone de su propio panel de configuración web. Pero, y puesto que soy un tipo algo puñetero con según qué cosas, no me convence que Álvaro López, su autor, un tipo que está sentando referente a nivel internacional y que, no me cabe duda, es un tío estupendo y la leche de profesional, no se digne a reservar un espacio a la lengua de Cervantes ni en la web oficial del proyecto ni en su blog personal. Conste que Cherokee me parece estupendo y he tenido oportunidad de usarlo y disfrutar de sus bondades (que no son pocas), pero prefiero quedarme en Lighttpd por ahora.

Y el motivo por el que escojo MySQL, aun habiendo sido adquirido últimamente por Sun, que a su vez fue comprada por Oracle, principal competidor de éste gestor, es porque es el sistema que siempre he usado y no me ha dado demasiados problemas. Además no es tan pesado como PostgreSQL y estoy bastante acostumbrado a trabajar con él.

Bueno, al tajo que se nos va el hilo. Antes de empezar aclarar que todo lo que haremos será en modo comando, desde consola, ayudándonos de aptitude y tecleando cada cosa en su momento. Pero los noveles no os preocupéis que es muy sencillo y hay que tocar lo justo.

A continuación los pasos a dar para instalar y configurar ambos servidores con soporte para php5:

1) Instalar los servidores (web y bases de datos) junto con el intérprete cgi para php5 y el módulo de soporte para MySQL.

$ sudo aptitude install lighttpd php5-cgi mysql-server php5-mysql

A lo largo del proceso el programa de instalación de MySQL os pedirá que defináis la contraseña para el administrador del gestor de bases de datos. Ojo que también se define como “root”, el superusuario de Linux, pero es diferente.

2) Incluir la carga del módulo para FastCGI de PHP dentro de Lighttpd.

$ sudo gedit /etc/lighttpd/lighttpd.conf

y agregar tras el último módulo activado una línea que diga “mod_fastcgi”, de manera que quede algo así:

server.modules = (
     "mod_access",
     "mod_alias",
     "mod_accesslog",
     "mod_compress",
     "mod_fastcgi",
     # "mod_rewrite",
     # "mod_redirect",
     # "mod_evhost",
     # "mod_usertrack",
     # "mod_rrdtool",
     # "mod_webdav",
     # "mod_expire",
     # "mod_flv_streaming",
     # "mod_evasive"
)

3) Activar el módulo para FastCGI.

$ sudo ln -s /etc/lighttpd/conf-available/10-fastcgi.conf /etc/lighttpd/conf-enabled/

4) Iniciar/Reiniciar el servidor.

$ sudo /etc/init.d/lighttpd restart

Y ya está listo vuestro servidor web Lighttpd con soporte para PHP5 y MySQL.

Sólo un apunte más: las páginas se sirven por defecto desde /var/www, que es propiedad del superusuario del sistema, o sea, root. Así que tendremos problemas de permisos si pretendemos trabajar en modo usuario accediendo a dicho directorio. Para evitar esto, y facilitarnos la vida un poco, podemos crearnos una carpeta personal en nuestro home y configurar el servidor para que sirva desde ahí.

En mi caso me he creado una carpeta en mi home llamada www ($ mkdir www). Para configurarla en el servidor:

$ sudo gedit /etc/lighttpd/lighttpd.conf

y en la directiva server.document-root establecemos la ruta hacia dicha carpeta, de manera que quede tal que así:

server.document-root = "/home/USUARIO/www/"

Ejemplo: si el usuario es Epicentro :D

server.document-root = "/home/epicentro/www/"
Anuncios

Spotify, un pasito más cerca de la realización personal

Quien a estas alturas no sepa qué es eso de Spotify es que no tiene ni idea de dónde está el futuro de la música y, en definitiva, de la web, así que ya tarda en darse un garbeo por su página web. Definir de qué se trata no es fácil sin hacer referencia a sitios como Last.fm, un servidor de música online de reputada repercusión en la Red. Aunque en el caso de Spotify no se trata de algo finito como Last.fm, donde tras un periodo de prueba te cortan el grifo. Esto es así gracias a que Spotify es una aplicación que se mantiene, en primer lugar, gracias a la publicidad, y en segundo, a través de cuentas premium, gracias a la contratación mensual de sus usuarios (contratación que ronda los 9 euros/mes)

Spotify ha conseguido (en gran parte) algo que llevaba varias semanas rondando por mi avanzada y eminente cabeza de programador amateur ;) es decir, desarrollar una herramienta online de fácil y rápido acceso que ofrezca toda clase de servicios musicales a sus usuarios, el primero y principal: escuchar y descargar música directamente de la Red, sin cortes, de manera independiente y completamente libre y configurable. Algo así como disponer de una discoteca personalizada en la Red, accesible desde cualquier sitio, en cualquier momento.

Yo, y supongo que quienes tampoco disfruten de un disco duro mastodóntico (el mío es de 80 GB y gracias puedo dar) soy de los que preferiría tener su música disponible y accesible en la nube en lugar de ocupando espacio en disco, o peor aún, espacio en el escritorio. Y si encima te la organizan con su carátula y todos los requisitos para sentirte un usuario 2.0 ¡mejor que mejor!

Contras:
1) Sólo está disponible para sistemas Windows y Mac OS. Los usuarios de Linux aún debemos conformarnos con ejecutarlo vía Wine. Cosa que, por mucho que Wine sea una gozada de herramienta, no me parece justo ni práctico. Tanto que no pienso pillarme una cuenta premium hasta no disponer de soporte nativo para mi sistema operativo preferido.
2) Su acceso queda restringido a unos pocos países desarrollados: Reino Unido, Francia, Suecia y España. De seguro ampliarán la lista conforme establezcan acuerdos con las correspondientes discográficas, pero a día de hoy el tema de localización es uno de sus contras.

Pros:
1) Velocidad. Va como un tiro, ¡como una maldita bala!
2) Estabilidad. Aun tirando de Wine es una seda, salvando errores de sincronización que no influyen para nada en la continuidad de la sesión. Incluso avanzando o retrocediendo en la canción hace gala de una fiabilidad máxima (tiene una barra con un indicador de posición que puedes desplazar hacia el punto que te interese)
3) Usabilidad. Y es que su interface es bastante intuitiva, muy similar a otras herramientas como iTunes o Songbird, o sea bonito y todo en su sitio.
4) Calidad. No sé qué formato reproducirá, pero no suena nada mal. Yo diría que tiran de OGG, aunque no pongo la mano en el fuego.
5) Su precio. Nueve euros al mes es un justo desembolso por una aplicación tan buena que te permite escuchar un sinfín de temas, y configurar además tus propias listas de reproducción.

Vamos, que a mí me gusta mucho, mucho. Tanto que estoy por pasar todas mis canciones a esta plataforma y liberar así algo de espacio. Os animo a probarlo.

¡Ah! y las cuentas no son exclusivamente por invitación. En ponzoña os explican qué hacer para abriros una cuenta Spotify sin invitación, instalarlo y dejarlo a punto para empezar a utilizarlo (el artículo se centra en sistemas Linux, pero es muy aprovechable tanto por usuarios Windows como por usuarios Mac OS)

Capirotazo a las telecos por el nuevo impuesto revolucionario

Yo soy un tipo que procura hablar poco cuando no nada de política. Y no porque no tenga una opinión clara al respecto de lo que se mueve por los salones gubernamentales, si no porque el politiqueo es algo que, sencillamente, no va conmigo ni con mi forma de ser. Pero sí que me gustaría dejar hoy una entrada con su respectiva opinión en el blog sobre una noticia que me ha dejado con cara de tonto.

Y es que acabo de leer en Barrapunto que el Gobierno de España implantará un nuevo canon a las compañías de telecomunicación para sufragar la supresión de la publicidad en la televisión pública. Dicho canon, afirma la vice De la Vega, supondrá un desembolso del 0,9% del capital que ingresen los mandamases de la industria. Ésto, que en principio es un calco de lo que se cuece en tierras francesas y de la política tan sumamente chunga a nivel digital que maneja mesié Sagcosí, se traduce en un montante que rondará los trescientos (300) milloncetes al año, que vienen a ser unos… así a ojo… mil quinientos allá por el año 2.014. Vamos, que hay quien se pone blanco sólo con pensar en tal cantidad de papeles junta.

Por supuesto esa montaña de pasta no va a salir directamente de los bolsillos de los accionistas de Telefónica o Vodafone (por decir dos). Nada de eso mon petit pote, esa la levantaremos lenta y dolorosamente el resto de españoles como buenos usuarios. Traducción: se encarecerán las tarifas de Internet para pagar algo que, en principio, nada tiene que ver con el ADSL, y, lo más gracioso, precisamente porque los usuarios de ADSL no lo consumen. Es más o menos algo así como que si Juan no usa bicicleta, porque tiene un pedazo ferrari que lo lleva donde quiere de ocho a diez veces más rápido, y le parece que la bici, aparte de desfasada y cutrona, no le ofrece nada mejor, tendrá que pagar de todas formas al tío que fabrica bicis porque lo dicen los tipos de arriba y sus corbatas. Por eso, y porque lo de que suframos todos para que disfruten unos pocos está hoy muy de moda.

En fin, que esto va a traer cola. Para empezar los cabecillas de las telecos están de acuerdo por una vez en algo: no quieren pagar esta medida tan injusta, burguesa y leonina y arremeterán contra el Gobierno hasta sus últimas consecuencias. En lo que respecta a los usuarios se puede deducir: +10 al user rage cada vez que de las instancias superiores nos sale algún ceporro con el tema de implantar un nuevo canon que no tendría que venir a cuento con nosotros.

Yo por mi parte, y aunque la conexión me sale por ahora gratis (sin caer en la ilegalidad), me muestro comprensivo con los afectados por la medida, porque no creo que se deba tapar el boquete que van a hacer eliminando la publicidad con los fondos de un sector ajeno a la televisión, cuya mayoría de usuarios no tendrían el menor problema en que ésta desapareciese; porque con dicha medida nuestro país será un poco más caro respecto a Europa en cuanto a tarificación por ADSL, aparte de fomentar la inestabilidad laboral en el ámbito de las telecomunicaciones, donde ya se pagan sus buenos impuestos a las respectivas administraciones; y en último término, porque no me gusta nada cómo se lo está montando el presi de Francia y no me imagino viviendo en un país cuya política digital sea afín a la gabacha.

Ubuntu, cómo suspender al bajar la tapa del Mac

Me comenta un buen amigo que no consigue configurar su Macbook con Ubuntu para que se suspenda al cerrar la tapa, tal y como hace Mac OS por defecto. Según lo que me dice en su correo ha probado siguiendo algunos consejos que ha encontrado por la red, entre ellos el de hacer una llamada hacia un shellscript personalizado desde /etc/acpi/events/lidbtn, algo que por lo que se vé hacían algunos usuarios allá por el 2005, pero ni con esas, ya que consigue suspender correctamente pero no consigue lanzar la parte del script que ordena el bloqueo de la pantalla, tal y como sí hace el sistema cuando suspendemos desde el menú.

Pues bien, voy a intentar darle una solución respondiéndole por aquí, y así aprovecho para ayudar a quien, como yo, también encuentre mejor alternativa el suspender el sistema en lugar de simplemente apagar la pantalla, como hace Ubuntu Jaunty por defecto, pero no sepa cómo hacerlo.

Empezaré diciendo que no sé cómo funcionaba el tema del suspend-on-lid-close, como lo llaman los angloparlantes, en versiones anteriores a Jaunty, la que uso actualmente. Versiones anteriores las he probado muy por encima para terminar usando Debian, así que no tengo mucha experiencia con ellas, lo siento. Pero sí puedo hablar con mi experiencia en Jaunty, y en ésta versión el control de la acción al cerrar la tapa se configura fácilmente en modo gráfico, desde las Preferencias de gestión de energía, panel al que se accede desde el menú Sistema – Preferencias – Gestión de energía.

Dentro de éste panel podemos configurar la acción “Al cerrar la tapa del portátil” indicando qué queremos que haga entre las opciones posibles: No hacer nada, Oscurecer pantalla, Suspender, Hibernar o Apagar. Y podemos configurarlo tanto para cuando la batería recibe alimentación (la primera pestaña que indica “Con adaptador de corriente”) como cuando está desconectada (la segunda, “Con batería”)

Y no hay más, ni hay que andar programando scripts ni metiendo mano a la configuración en modo comando, a no ser que te guste romperte seriamente la mollera con temas de programación en modo texto. Aunque me parece muy interesante saber hacerlo por esa otra vía y me gustaría que alguien con más experiencia dejase testimonio por aquí de los pasos a seguir en modo texto, lo cierto es que Jaunty nos brinda una gran facilidad para este tipo de cosas en modo gráfico.

Problemas con Ubuntu Jaunty en mi Macbook II

Como ya dije en la anterior entrada y para continuar con la serie de temas-no-muy-brillantemente-resueltos que voy encontrando para dejar mi Macbook con Jaunty chachi piruli, hoy hablaré de cómo refinar el teclado. Porque supongo que quien esté en una situación similar a la mía se habrá fijado en que entre las deficiencias de la configuración por defecto en Ubuntu para los teclados Apple son algo raras. Por un lado el led del bloqueo de mayúsculas no se enciende al pulsarla, aunque el del bloqueo numérico sí que lo hace. Y encima el hecho de cambiar la distribución del teclado desde el menú no tiene consecuencias muy perceptibles, o al menos no todo lo perceptibles que cabría esperar.

Problema: varios y variados. Empezando por que tanto la tecla de Comando como la de expulsión de disco típicas de estos teclados están deshabilitadas, carecen de función alguna aparte de la meramente decorativa. Siguiendo por que, y a raíz del problema anterior, no hay forma de introducir las teclas de tercer nivel (arroba, almohadilla, corchetes, llaves y demás mindanga que aparece en la esquina inferior derecha de algunas teclas) al no existir Alt Gr en los teclados fabricados por Apple. Y terminando porque el led indicador de actividad de la tecla de bloqueo de mayúsculas no funciona a pesar de que el bloqueo sí se realiza.

Causa: pues no sabría decir exactamente a qué se debe todo esto salvo objetar problemas de incompatibilidad por mala programación del controlador para este hardware, ya que ninguno de los modelos de teclados Apple listados y (supongo) programadas en el menú de Preferencias del teclado de Ubuntu solventa estos fallos, ni siquiera el modelo propio para Intel que se supone el más acertado. Aunque el kernel del sistema (2.6.28) sí que soporta dicho hardware.

Solución: para añadir las teclas de tercer nivel debemos tener habilitada una tecla de control que no entre en conflicto con el resto de teclas que ya disponen de una función propia dentro del teclado. Y puestos a elegir, y teniendo una tecla, en principio, inútil, como es la de Comando, qué mejor que habilitarla. Para ello nos vamos al menú Sistema – Preferencias – Teclado, y ahí dentro seleccionamos la pestaña Distribuciones. Una vez dentro de esta pestaña abriremos el menú de Opciones de distribución al que se accede desde un botón homónimo situado abajo a la derecha. Y ya dentro de éste menú marcaremos tres opciones desde la opción que reza como Key to choose 3rd level (Selectores de 3er nivel), a saber:
[V] Any Win Key (Cualquier tecla Windows)
[V] Left Win (Tecla Windows izquierda)
[V] Right Win (Tecla Windows derecha)

Unas capturas sobre cómo debería quedaros el patio una vez configurado ésto:
> Preferencias del teclado:
Preferencias del teclado
> Opciones de distribución del teclado:
Opciones de distribución del teclado
Si os fijáis yo mantengo el modelo de teclado para ordenadores de la gama Macbook Intel (MacBook/MacBook Pro Intl) y lo hago porque aunque no marque ninguna diferencia a priori me parece lo más acertado. Desconozco si las soluciones que explico aquí servirán para el modelo genérico, que es el que se marca por defecto, aunque apostaría a que valen igualmente.

Con esto ya tenemos nuestro Alt Gr que vendría a ser cualquiera de las teclas de Comando del teclado Apple, las de la manzanita. Si sólo queremos tener habilitado el Comando de uno de los lados para las teclas de tercer nivel pues marcad sólo la casilla del lado deseado. Yo prefiero tener habilitadas ambas teclas (por ahora)

Para solucionar el problema de los leds, bastaría con eliminar un paquete que se instala de fábrica y que por lo visto genera conflictos. Se trata de mouseemu, un paquete que intenta emular los botones del ratón en portátiles, como los Apple Macbook, cuyo trackpad se limita a tener un solo botón. No termino de entender el motivo de la inclusión de un paquete que aún no ha salido de Sid (Debian) dentro de una versión aparentemente estable (debería serlo) de Ubuntu. Por este enorme motivo, y porque prefiero tener el teclado tan operativo como cabría esperar, me basta para eliminarlo con una rápida y eficaz orden desde terminal:

$ sudo apt-get remove mouseemu

Sin embargo, el hecho de desinstalar mouseemu no genera ningún tipo de problema. Todo sigue funcionando tal y como lo hacía antes de quitarlo: el trackpad correcto, las teclas especiales (brillo, volumen…) correctas. Vamos, todo ok y encima ganamos un led que nos avisa cuando tenemos levantado el bloqueo de mayúsculas. al desinstalar mouseemu perderemos las teclas de control de volumen (las de brillo en cambio sí funcionan). Para recuperarlas debemos añadir una línea a /etc/modules para cargar el módulo applesmc en el arranque:

$ sudo gedit /etc/modules

Y al final añadimos una nueva línea que marque “applesmc” (sin las comillas). Mi /etc/modules luce así:

# /etc/modules: kernel modules to load at boot time.
#
# This file contains the names of kernel modules that should be loaded
# at boot time, one per line. Lines beginning with "#" are ignored.
lp
rtc
applesmc

Éste nuevo módulo habilita el control del teclado Apple al completo, permitiendo así el acceso a las teclas especiales de este tipo de teclados, como las de control de volumen y brillo, de las que determinadas herramientas (como pommed) hacen uso.

Y termino esta entrada abordando el problema de la tecla de expulsión de disco (eject) que trae el teclado del Macbook junto a la tecla F12. Y es que esta tecla no funciona, es decir, no envía ningún tipo de señal al sistema, por lo que no es posible asignarle tarea alguna.

¿Cómo expulsar el disco entonces? pues o bien con el ratón desde el menú contextual de la unidad de discos (aparece al pulsar el botón derecho o secundario sobre ésta), o bien definiendo una combinación de teclas personalizada (mapeado de teclas). Para esto último hay que abrir la interfaz adecuada desde Sistema – Preferencias – Combinaciones de teclas, y una vez dentro buscar la línea de programación para la acción Eject, la cual podremos configurar pinchando sobre ella y a continuación pulsando la combinación de teclas deseada. En mi caso he escogido Ctrl+Alt+E, aunque también sería bastante práctico asignarle el control sólo a la tecla F12.

> Mapeado de teclas:
Combinaciones de teclas

Y con esto deberíais tener el teclado perfectamente configurado para obtener el mejor rendimiento y operatividad de éste portátil.

Problemas con Ubuntu Jaunty en mi Macbook I

Pocos, muy pocos, pero los hay. Y lo cierto es que la nueva versión de Ubuntu (van por la 9.04, codename Jaunty) entra muy bien en los clásicos Macbook blanquitos de trece pulgadas, reconociendo prácticamente todo el hardware sin apenas tener que tocar nada, ¡gráfica incluída!. De hecho llevo unos días con éste y las cosillas que no tiran de entrada las puedo contar con una mano: sonido, teclado, isight,… y creo que poco más.

Iré colgando aquí los pasos que me van funcionado para resolverlos, por si alguien más está en mi situación y necesita referencias.

El primer problema con que me he topado; y no sólo con Ubuntu, también lo tenía con Debian, es el del sonido. El sonido es de las primeras cosas que miro siempre tras instalar una primerísima distro Linux en cualquier máquina, y es que sin música es una faena trabajar con el ordenador, o al menos lo es para mí.

Bueno, pues con el sonido lo que ocurre es en sí una tontería que se arregla en dos clicks, aunque buscando información para solucionarlo me he topado con cosas bastante raras y con otras del todo desacertadas como que ALSA detectaba el dispositivo correcto (Intel Corporation 82801G (ICH7 Family) High DefinitionAudio Controller (rev 02)), pero que alsaconf estaba mal empaquetado y petaba al cargar los módulos, con lo que había que descargar e instalar los nuevos controladores a mano. Y esto sólo es posible en versiones del kernel anteriores a la rama 2.6.20; en versiones posteriores hay problemas a la hora de compilar ALSA con algunos directorios del source del kernel.

Problema: hay sonido cuando se enchufan unos cascos o cuando se deja la entrada libre sin conectar ningún aparato de amplificación o redirección de sonido, pero cuando se enchufan unos altavoces externos la salida se corta, no hay sonido a pesar de que todo parece funcionar perfectamente en pantalla.

Causa: los controladores de ALSA silencian por defecto el canal de Surround.

Solución: activar el canal de Surround en el panel de control de volumen. Para abrir este panel basta con dar botón derecho sobre el icono de control de volumen que aparece en la barra de tareas (arriba a la derecha) y seleccionar la opción Abrir el control de volumen. Luego en la pestaña Reproducción se añade el canal a través del botón de Preferencias y ya podremos activarlo. Así es como debería quedaros finalmente:

Control de volumen

Y con esa pista habilitada vuestros altavoces ya deberían ser capaces de emitir cualquier sonido o tema que reproduzcáis. Si no es así revisad el volumen porque puede que lo tengáis configurado demasiado bajo.

Por cierto, como opinión personal los reproductores de sonido de Linux (y en este momento estoy tirando de Exaile) disfrutan de una mayor calidad de audio que el iTunes de Mac OS. O al menos esa es la impresión que tengo después de año y pico usando el sistema operativo de Apple.

En la próxima entrada os comentaré cómo me va el tema del teclado.

Nueva etapa en la falla del seismo

Día uno de Mayo, buena fecha para retomar este proyecto que había dejado cogiendo polvo en una esquina de una forma ni de lejos merecida.

El año pasado me ocurrieron bastantes cosillas que terminaron tirándome de la Red. Una de ellas y la principal, es que falto de empresas e incentivos que me empleasen como un administrador de sistemas se merece decidí entrar en la por entonces muy activa construcción, como peón de albañil. Duro pero buen trabajo que me permitió cambiar de aires. Y es que estaba realmente saturado de teclear en la máquina. Y entre el nuevo trabajo, las desavenencias con mi hermano, mis ganas de hacer otras cosas y salir de la cueva, hacer ejercicio, sacarme el carnete de conducir, leer más (estupenda la saga de Martin: Canción de Hielo y Fuego, si no la habéis probado no sabéis lo que os perdéis) y cambiar el 60% de mis hábitos y asfixiantes rutinas decidí romper y marcharme una temporada. ¡Y qué temporada, un añito ni más ni menos!. Si bien con este regreso quiero también aprovechar para pedir mis más sinceras disculpas a quienes di la espalda en su momento tomando esta drástica decisión.

La cosa es que el experimento ha ido bastante bien (diez kilos menos y un bronceado algo gastado ya lo atestiguan) hasta hace unos meses (demasiados) que terminé cayendo en la cola del INEM. Así que ahora precisamente, con más oficio que beneficio y más tiempo que narices, empujado por mi actual y flamante Ubuntu, corriendo en un igualmente flamante Macbook blanquito, me decido de nuevo a escribir por aquí. Y voy a empezar cambiando de estilo con un theme más nítido y menos oscuro. Éste en concreto se llama K2 Lite y me parece bastante bueno para lo que os tengo acostumbrados ;).

Y es que siempre hay que estar haciendo algo, ¡aunque sea contar lo que está haciendo uno en el blog! Así que un saludo al respetable y… ¡¡¡ARRANCAMOS!!!

El mismo 1 de Mayo del año…
– 1285, las tropas musulmanas de Ayyad Al-Asseni atacan el castillo de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), matando un buen número de pobladores cristianos, sin conseguir su conquista.
– 1328, en Inglaterra finalizan las guerras de independencia escocesa. En el tratado de Edinburgo-Northampton el rey reconoce a Escocia como un territorio independiente.
– 1751, en EE. UU. se juega el primer partido de críquet.
– 1834, en el Imperio británico se abole la esclavitud.
– 1890, en Barcelona (España) los sindicatos anarcosindicalistas convocan una huelga general para conseguir la jornada laboral de ocho horas.
– 1927, en un vuelo de Imperial Airways entre Londres y París se ofrece la primera comida en vuelo.
– 1930, en el Reino Unido el planeta Plutón es bautizado oficialmente.
– 1931, en Nueva York (EE. UU.), el presidente Herbert Hoover inaugura el Empire State, el edificio más alto del mundo.
– 1945, en Berlín (Alemania), las tropas soviéticas izan su bandera en el Reichstag.
– 1978, el japonés Naomi Uemura es la primera persona que llega al Polo Norte viajando solo en un trineo tirado por perros.


Mi del.icio.us

septiembre 2017
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivador