Entrevistas de trabajo ¿cómo no morir en el intento?

Para más mal que bien he tenido el privilegio de acudir a algunos procesos de selección de personal, algunos más simples, otros más complejos, pero indudablemente todos con alguna que otra trampilla. Voy a daros algunos consejos para que superéis el tipo de preguntas que os plantearán, el tipo de juegos de dobles sentidos y el tipo de trampas que esperan que paséis porque en definitiva se trata de eso, de ver quién tiene la sangre fría para hablar como si la empresa debiese su completa existencia, posición y prestigio a tu contratación:

1) Informáos sobre la empresa y su actividad. Es muy posible que la empresa os pregunte si la conocéis y sabéis a qué se dedican, responder positivamente y aportando datos os dará puntos. Si podéis formáos una primera impresión y una opinión al respecto de cómo podría evolucionar la empresa y a qué niveles.

2) Organizáos un plan de proyección profesional. Es importante saber a qué aspiramos dentro de una empresa ya sea llegar a ser gerente de ventas, jefe de personal, jefe de proyectos o director principal, ya que en ocasiones querrán saber qué planes tenemos o cómo podríamos colaborar con ellos. Normalmente nos preguntarán sobre un plazo determinado, posiblemente unos 3-4 años. En este punto vendría bien conocer la escala básica de puestos que estructura la empresa, o si no al menos saber que cuanto mayor sea ésta mayores niveles tendrá y más tiempo costará ascender.

3) Preparad vuestras respuestas. La entrevista girará en torno a vuestra vida académica y profesional, algo que debéis conocer al detalle. Si dudáis, erráis u os contradecíis daréis una impresión inconsistente y muy negativa. Es importante repasar las fechas importantes sobre obtención de títulos, certificados, diplomas y fechas en las que habéis trabajado y con quién. Un verdadero profesional sabe qué ha hecho y qué quiere hacer.

4) No al nerviosismo. Ponerse nervioso no ayuda ni da una imagen profesional. Ante todo calma, y si no podéis controlaros pues preparad una excusa convincente del tipo “normalmente no me pondría nervioso, pero me inquieta estar tan cerca de conseguir el puesto por el que tan duro me he preparado”.

Además de esto es normal el que la entrevista tarde unos 10 minutos más de lo previsto en comenzar, y ni aun así debéis perder la compostura, apoyaros en la pared, morderos las uñas o taconear en el suelo. Es increíble la cantidad de candidatos que he visto resoplar, mirar el reloj, levantarse los padrastros o recostarse contra una columna desesperados por el tiempo. Hojear una de las revistas que suelen colocar en la mesita de la sala os ayudará a pensar en otra cosa, y en el caso de que os estén observando daréis la impresión de ser alguien curioso y con inquietudes, no un maniático obsesionado con el tiempo.

5) Ante todo vitalidad. Las malas posturas como estar tumbado, recostado o en cuclillas no dan una buena imagen personal. A las empresas les gustan los candidatos fuertes, pacientes, con presencia y estilo. Alguien que no soporta 10 minutos en la sala de espera sin arquear la espalda o mirar su reloj está dejando bien claro que no soportará una jornada de 8 horas sin resoplar o escaquearse.

6) Reflexionad y haced un esquema personal sobre vosotros mismos. Esto me hubiese venido especialmente bien en mi última entrevista donde por esto mismo, además de otras cosas, dejé una imagen sosa, recurrida y poco profesional. Haced una tabla en la que reflejéis al menos cinco virtudes y cinco defectos personales, cosas que se os den bien y otras en las que necesitéis mejorar. También deberíais reflexionar sobre alguna mala experiencia laboral y alguna buena. Y en última instancia, aunque no por ello menos importante, hacer un breve resumen sobre un día cualquiera en vuestra vida cotidiana.

Supongo que esos 6 puntos son los básicos a tener en cuenta, dejando a un lado los tests psicotécnicos a los que podrían someteros. Estos tests son fáciles de superar si se practican, y cuanto más mejor. A algunos se nos dan bien por naturaleza y a otros les resultan bastante complicados, pero no debéis tenerles miedo, recordad siempre el cuarto punto.

Anuncios

0 Responses to “Entrevistas de trabajo ¿cómo no morir en el intento?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Mi del.icio.us

mayo 2007
L M X J V S D
« Abr   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivador


A %d blogueros les gusta esto: